domingo, 24 de junio de 2007

Decoupage



Acá estás las imágenes de tres de las manualidades actualmente en uso en esta casa: la cortina de baño y sus accesorios confeccionada por allá por 2001 cuando llegué a Ovalle y que ahora prestan servicios en el baño de visitas.
Por otro lado están la bandeja pintada con acrílico azul, blanco y celeste y decorada con decoupage con motivos marinos, en ese trabajo El Nino colaboró bastante, dejando fluir su veta artística. Además, están el banquito y la silla lilas.
La silla era una estructura bastante dañada que abandonaron los arrendatarios que vivían antes que yo en la primera casa de Ovalle . Cuando nos vinimos a esta casa el año 2004 me dio tanta pena abandonarla... ya era parte de nuestro mobiliario!, siguió en comisión de servicio, para usos varios. Pero asì como silla-silla.. mhh NO! la pobre estaba toda descalabrada, así es que en uno de mis arranques decorativos procedí a encargar una base y un respaldo de madera que pinté con látex blanco, luego con acrílico lila y decoré con flores de servilletas. Pinté los fierros con esmalte blanco ( fue un error de la tienda, yo pedí negro) y finalmente terminé con barniz en spray, ahora es la silla del computador.

Sobre el tricotín... mmnn sigo con el de 4 clavos y ya llevo como 1/2 camita de gato. El otro no me ha resultado aún pues los idem eran muy cortos, muy gruesos, muy delgados.. me costó dar con el numero que me acomoda y ya me daba vergüenza ir todos los días a la ferretería a comprar un puñado de clavos o de grapas. Cuando esté conforme, lo publicaré.

Y sigo con proyectos a medias... aún no retomo la mantita para Nindëcita, la hija de mi amiga Nindë que se está cocinando a fuego lento en su guata.Ya tiene 6 meses de embarazo, tengo sólo 3 para terminarla!!!! el lado de mi cama parece bodega: tengo lanas, lanitas, lanotas, palillos, crochets, telas, pantalones para la basta, revistas, fotocopias, AAAAAAAYYYYYYYYY!!!! y ayer y hoy en vez de dedicarme a eso, me di 1000 vueltas en la casa, lavando ropa que pude dejarle a la nanita, arreglando mis plantas (era necesario, con la inusual humedad requerían unos mimos) reparando toallas hilachentas...¡¡¡ pucha la mina dispersa!!

Lo bueno fue abrir la máquina de coser, y aceitarla, limpiarla y hacerla sentir lo mucho que necesito tiempo para estar cosiendo con ella.

Otra vez hace muucho frío -anoche casi nos escarchamos-, me voy a preparar una sémola con leche y un te y a meterme al sobre con El Nino a ver pelis.






2 comentarios:

Nauma dijo...

Sabes que a mi me pasa algo parecido a vos? Cuando veo una silla en desuso, tirada, abandonada, siempre la llevo a casa y la pinto arreglo, tal vez no la use pero no se por qué me llama a hermosearla... ya tengo 7 sillas en esas condiciones. Por que nos dará tanta pena la silla abandonada? Besos

Pura dijo...

Un saludo desde España.

Me encantan tus gatos y los trabajos que has realizado te han quedado muy lindos.